Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. | Más información

Preguntas Frecuentes

Soluciones a preguntas habituales:

En esta sección vamos a abordar las preguntas más habituales que solemos hacernos respecto a los cuidados de las orquídeas en casa. Desde identificar el género o tipo de nuestra orquídea a conocer los diferentes cuidados en casa, agua, abono, enfermedades, etc. En definitiva trataremos de dar respuesta concreta a sus dudas.

¿A qué género o tipo pertenece mi orquídea?

Si no conoce el género al que pertenece su orquídea, siga este enlace donde encontrará fotografías de las diferentes familias y encuentre la suya. Conocer el género de la suya le permitirá acceder a la información concreta para sus cuidados.

¿Qué lugar de la casa es el más apropiado?

La mayoría de géneros de orquídeas deberán instalarse en el interior de la casa en las zonas no tropicales. Sólo las Vandas, Cymbidiums y algunas otras pueden estar en el exterior cuando las condiciones climáticas lo permiten.
En casa, busque un sitio cerca de una ventana para que le proporcione luz suficiente pero sin que llegue a darle el sol directo. Mejor en espacios donde hay una cierta humedad relativa (en ocasiones, los cuartos de baño si tienen luz natural suficiente pueden ser un lugar adecuado, también las terrazas interiores o invernaderos que están resguardadas de las temperaturas exteriores).
Si lo que desea es ubicarla en una zona más visible de la casa procure en la medida de lo posible, situar su orquídea junto a otras plantas (así aseguramos un microclima con mayor nivel de humedad respecto a otras zonas). Si su orquídea está sola en un lugar poco húmedo, procure proporcionarle humedad ambiental mediante pulverizaciones regulares (sin mojar flores y evitando encharcamientos en las bases de las hojas o en el tallo central). También puede colocarla encima de un plato o recipiente con gravilla o bolitas de cerámica donde iremos echando un poco de agua pero sin que llegue a tocar las raíces de la base del recipiente que contiene la orquídea. De esta forma el agua se irá evaporando poco a poco y creará un poco de humedad alrededor de la planta.
Evite los lugares oscuros y/o con temperaturas extremas. También hay que evitar la proximidad de aparatos de aire acondicionado o radiadores de calefacción funcionando.
Finalmente las orquídeas prefieren sitios sin corrientes de aire pero que puedan ser ventilados (renovación de aire) con cierta frecuencia. No toleran los ambientes cerrados, contaminados o con exceso de humos o gases orgánicos.
Seguro que en su casa hay un lugar adecuado para mantener una o varias orquídeas.

Mi orquídea no florece

Es una consulta muy habitual. Siga este enlace para encontrar la respuesta.

¿Por qué se me caen los capullos o las flores?

Durante la floración algunos factores medioambientales o manipulativos pueden determinar la caída precipìtada de los capullos o de las flores. Siga el enlace para conocer más.

Orquídeas con hojas caídas, amarillas, con manchas

Observar regularmente el estado de las hojas y raíces es fundamental para detectar a tiempo cualquier problema. Las hojas caídas pueden señalar falta de agua pero también un exceso de ellas en las raíces. Si esto último ocurre, en especial un mal drenaje o encharcamiento en el recipiente, las raíces se irán pudriendo y no podrán aportar nutrientes a la planta por lo que esta presentará un aspecto de hojas caídas y con poco vigor. Siga el enlace siguiente para mayor información.

¿Qué hago después de la floración?

Una vez que la vara floral queda desnuda de flores vamos a observar, antes de tomar cualquier decisión, si la vara sigue viva (color verde fuerte) o si se está secando (pierde el color verde para tomar un color marrón que indica que se está secando). En algunos géneros como las Phalaenopsis, algunas varas siguen durante bastante tiempo vivas, aún sin flores, hasta el punto que pueden generar nuevos brotes florales.
Si vemos que la vara se seca ya no hay duda y podemos proceder a cortarla desde su base.
Si la vara sigue verde tenemos varias opciones. La primera es dejarla tal cual y la planta decidirá si, más adelante, inicia nuevos brotes florales a partir de esta antigua vara. No obstante, hay que tener en cuenta que las flores que surgen de varas viejas no son ni en cantidad ni en tamaño como las que puede producir una vara nueva.
Si dejamos la vara, puede también producirse a la altura de cualquier nudo lo que denominamos "keiki" (hijo). Esto puede ocurrir cuando la planta detecta condiciones adversas y tratar de sobrevivir. Una de las formas que tiene de hacerlo es produciendo una pequeña réplica de sí misma, es decir, una planta hija idéntica a la planta madre.
Se trata de una pequeña planta que poco a poco va creciendo y formando sus propias raíces. Cuando estas raíces tienen ya unos 3 cms. la planta hija puede separarse de la madre (más información en la sección de "Reproducción" de nuestra página: Cuidados en casa).

¿Debo cambiar la maceta o recipiente?

La mayoría de orquídeas (las epífitas) viven en su hábitat natural encima de ramas de árboles u otras plantas sin parasitarlas, es decir, las utilizan sólo de soporte. Esto significa que sus raíces están al aire libre o agarradas a la corteza de árboles. Las orquídeas que adquirimos habitualmente en centros de jardinería, como las del género Phalaenopsis, vienen en unos pequeños recipientes que sirven de soporte a la planta y son normalmente de plástico transparente para que la luz pueda llegar a las raíces.
Si le han regalado o ha comprado una orquídea que está en floración nunca debería trasplantarla en este período ya que supondría la pérdida de flores. El trasplante, de efectuarse, debe realizarse en los períodos de reposo de la planta (normalmente a finales de invierno).
Procure también no colocar la planta dentro de una maceta decorativa opaca ya que impediría la llegada de luz a las raíces.
¿Cuándo debo efectuar el trasplante de una orquídea?
Las orquídeas suelen estar cómodas con las raíces en recipientes pequeños y, de hecho, puede ser un factor que estimule la floración. Además la orquídea puede generar raíces aéreas que debemos respetar. Estas raíces aéreas son mucho más resistentes a los ataques de hongos u otros ya que no están sometidas a encharcamientos o exceso de humedad y pueden secarse fácilmente entre riego y riego, cosa que se asemeja más a lo que ocurre en su hábitat natural.
No obstante, hay dos circunstancias en las que deberíamos trasplantarlas:
1º- Cuando el recipiente ha quedado muy pequeño y las raíces asoman fuera del tiesto.
En este caso, debemos valorar la posibilidad de colocar un recipiente un poco mayor, teniendo en cuenta las características de nuestra orquídea. Evitar recipientes de cerámica ya que son porosos y pueden retener sales minerales que en contacto con las raíces pueden provocar su muerte. Utilice solo los substratos a base de corteza vegetal y otros que se venden específicamente para orquídeas. No compacte el substrato y permita que parte de las raíces no queden completamente tapadas para recibir la luz.
2º - Cuando nuestra orquídea está enferma por un ataque de bacterias, hongos u otros y las raíces están dañadas.
En este caso deberíamos proceder a cortar las partes enfermas, desinfectar y proveer un nuevo recipiente.

¿Qué agua y tipo de riego es mejor?

Debe regar su orquídea con agua blanda de débil mineralización. Una de las mejores formas de hacerlo es mediante inmersión como se explica en el enlace siguiente. También hay que efectuar vaporizaciones de frecuencia variable según época, tipo de orquídea, temperatura y humedad relativa.
Más información.

¿Cuál es la frecuencia y tipo de abono necesario?

Dependerá básicamente, como en otras plantas, del período vegetativo en el que se encuentren. Se aconsejan abonados más frecuentes justo a inicio del período de floración (normalmente a finales de invierno, principios de primavera). Durante la floración y posteriormente se reducen.
Se pueden suministrar nutrientes a la planta tanto en el agua de riego como en las vaporizaciones (abono foliar). También es aconsejable la utilización de estimulantes de la floración que contienen aminoácidos esenciales y se aplican mediante vaporizaciones foliares.
Más información.

¿Qué precauciones debo tener con la planta?

Mantener sana una orquídea y disfrutar de varias floraciones en casa no es una tarea complicada si se conocen y desarrollan sus necesidades básicas. En este enlace explicamos con detalle todas las medidas necesarias para mantener sana nuestra orquídea.

Compre y regale sus orquídeas on-line:

Patrocinadores:

Si lo desea, puntue esta página clickando en el icono.

Síguenos en Facebook:

00001301